Paso 1: Una buena hidratación

Aquí tienes la primera clave para llegar estupenda al verano: una buena hidratación. Mantenerte hidratad@ es fundamental para mejorar tu salud y tu apariencia. El agua en el organismo cumple funciones vitales: transporta sustancias y nutrientes, favorece la eliminación de orina, mantiene la piel hidratada, mejora el tránsito intestinal, regula la temperatura corporal. Es por esto que un adecuado consumo de líquidos es la base de este Plan Verano de 10.

¿Cuánto deberías beber? Al menos 2 litros de agua por día para reponer la cantidad que pierdes a través de la orina, transpiración e incluso respiración. No es preciso que bebas exclusivamente agua mineral, lo cual puede transformarse en una pesada obligación. Puedes elegir otra opción igualmente refrescante de las siguientes alternativas:

  • Agua mineral.
    Prefiere las aguas minerales naturales. Escoge aquellas sin gas o levemente gasificadas para no provocar distensión abdominal.

  • Infusiones de hierbas.
    Preparadas a partir de frutos o hierbas, las infusiones frías son una alternativa refrescante en los días de verano. Tisanas de cedrón con limón y jengibre o té a la canela son algunas de nuestras propuestas.

  • Sopas y caldos de hortalizas.
    Mucho mejor si son caseros. Pero si cuentas con poco tiempo, existen opciones prontas para calentar y servir.

  • Jugos de frutas.
    Una buena idea para combinar el consumo de agua con un excelente aporte de vitaminas y minerales.

  • Frutas frescas.
    Más de las tres cuartas partes de las frutas es agua. En algunas como la sandía, las frutillas y el tomate el contenido de humedad supera el 90%. Además de hidratarte estarás incorporando a tu organismo vitaminas, minerales y fibra.

  • Gelatina light.
    Una porción equivale a un vaso de agua y... no aporta calorías!!

Aquí tienes algunas estrategias para que pongas en práctica a partir de hoy y aumentes tu consumo de líquidos:

  • Comienza el día con un vaso de jugo de frutas.
  • Lleva contigo una botella de 500 cc. y bebe mientras realizas otras actividades.
  • Prefiere los postres con alto contenido de agua: frutas frescas, ensalada de frutas, gelatina.
  • Incluye en tu almuerzo y/o cena un caldo de hortalizas.
  • Prepárate una infusión y bébela mientras trabajas.

Y por último, tres recomendaciones importantes:

  • Evita las bebidas con cafeína (refrescos cola, café, te) y aquellas con alcohol como forma de hidratación. Ambas aumentan la eliminación de agua a través de la orina, favoreciendo la deshidratación.

  • No esperes a sentir sed para hidratarte, es preciso hacerlo antes de que aparezca la necesidad de beber.

  • No limites la ingesta de líquidos durante el día. Puedes beber en todo momento: mientras comes, mientras realizas ejercicio.

Ya no tienes excusas para no estar muy bien hidratad@. Comienza hoy mismo a aplicar estas estrategias y notarás los beneficios. ¿Cuáles son tus estrategias para una buena hidratación?

Foto: Flickr (albertopveiga)

2 comentarios:

belen trucco dijo...

LIC. Gracias por su informacion acerca de mi enfermedad (hiperinsulinemia)le daré buen uso a sus propuestas...
gracias...
visite mi blog...
www.inforecetas.blogspot.com
talvez podemos conectactarnos.

Abuela Ciber dijo...

Más por acá con las aguas buenas que tenemos, es un placer beberla, aunque yo el agua por cañeria la hiervo .

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...