Cómo organizar una charla de nutrición para trabajadores


¿Está pensando en organizar una charla sobre alimentación para trabajadores? He aquí algunos factores que se deben tener en cuenta al momento de planificar este tipo de actividades:
  • Horario.
    Para promover una mayor participación del personal es conveniente realizar la actividad en el horario de trabajo. En las empresas que proponen actividades fuera del horario de trabajo, por ejemplo al finalizar la jornada laboral, se observa una asistencia mucho menor.
  •  Duración.
    La charla no debería exceder los 50 minutos, incluyendo una instancia de intercambio y participación de los asistentes con preguntas y comentarios. Siempre es preferible realizar varias actividades de corta duración que una demasiado extensa.
  •  Tema.
    Debe ser un tema que despierte interés, que responda a las necesidades de la población trabajadora. Lo ideal es preguntar directamente qué temas les interesan u observar cuáles son las principales dificultades observadas en materia de alimentación.
  •  Disertantes.
    El profesional indicado para brindar una charla sobre nutrición es, precisamente, un Licenciado en Nutrición. Es la persona adecuada para ofrecer información actualizada y pertinente, aconsejar y evacuar todas las dudas de los trabajadores.
  •  Número de asistentes.
    Se recomienda trabajar con grupos pequeños. Cuanto menor el número de asistentes, mayor posibilidad de interacción y participacion.
La subestimación de cualquiera de estos elementos puede conducir a que los resultados de la actividad no sean los deseados. Por lo tanto, tómese el tiempo necesario para su adecuada organización.

A cada estación, su alimentación.


Actualmente, tenemos la posiblidad de comprar tomates en invierno, remolachas en verano y frutillas (fresas) todo el año. Sin embargo, una alimentación saludable debería basarse en el consumo de los alimentos propios de cada estación.

Los alimentos "de temporada" o "de estación" son aquellos que están en su mejor momento en cuanto a calidad y precio. Y son, por lo tanto, los más sabrosos, los más nutritivos y los más económicos.

Además, una alimentación estacional nos permite ofrecerle a nuestro cuerpo todos los nutrientes necesarios para enfrentar los cambios propios de cada estación. Es por ello que nuestra alimentación debería cambiar con las estaciones.

- Otoño.

Cuando llega el otoño es hora de ajustar nuestra dieta para prepararnos para los días fríos de invierno. La alimentación en esta época del año debería ayudarnos a proteger nuestro cuerpo del clima frío y seco, y de los virus estacionales. Durante estos meses debemos enfocarnos en mantener el calor corporal y reforzar las defensas del organismo. Más información...

- Invierno.

En invierno, para enfrentar las bajas temperaturas, debemos cambiar, no solo nuestra ropa sino también, nuestra alimentación. Durante los meses invernales es necesario concentrarse en proteger el sistema inmunitario y el aparato respiratorio. Más información...

- Primavera.

La primavera es el comienzo natural del año. Es una época de crecimiento y renovación. El momento de dejar atrás las ropas abrigadas y las comidas pesadas y optar por alimentos frecos y livianos. Es una época ideal para desintoxicarse. Más información...

- Verano.

En verano, la alimentación debe ser fresca y liviana. Para hacer frente a las altas temperaturas debe estar basada en alimentos que sean, además de nutritivos, refrescantes. Más información...

Recuerda, comer los alimentos propios de cada estación, preparados adecuadamente, es la mejor forma de estar en armonía con la naturaleza.

Fitoesteroles para reducir el colesterol: 5 cosas que debes saber

Una forma natural de reducir los niveles de colesterol es incluir esteroles vegetales en la alimentación diaria. Estas sustancias, también llamadas fitoesteroles, son compuestos naturales con estructura química similar al colesterol, pero de origen vegetal.

Están presentes en alimentos como aceites y semillas, pero en cantidades inferiores a las recomendadas. Es por ello que, desde hace algunos años, la industria alimentaria ofrece diferentes productos adicionados con estos compuestos. Leches, yogures, bebidas de soja, jugos y margarinas son algunos de los alimentos que puedes encontrar con fitoesteroles añadidos.

Antes de incluir este producto en tu alimentación, hay 5 cosas que debes saber:

1. Solo debe ser consumido por personas que deben reducir sus niveles de colesterol. Este producto no es recomendable para mujeres embarazadas o en período de lactancia y para niños menores de 5 años.

2. Debe ser consumido diariamente y como parte de una alimentación saludable y equilibrada. Los efectos se verán tras 2 ó 3 semanas de iniciado el consumo.

3. Debe ser consumido con la principal comida del día, ya que su función es interferir, a nivel intestinal, con la absorción de colesterol.

4. En caso de estar recibiendo fármacos para reducir el colesterol debes consultar previamente con tu médico.

5. Debes consumir sólo la cantidad recomendada. Dosis superiores pueden interferir con la absorción de algunas vitaminas. La cantidad de fitoesteroles indicada por día para obtener los beneficios esperados es de 2 g.

Siguiendo estas recomendaciones podrás aprovechar al máximo los beneficios de estos productos.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...